Ciudades que observan, razonan y actúan

El Smart Government utiliza la información de la que ya dispone la Administración para ayudar a los gobernantes a tomar decisiones basadas en hechos y mejorar la prestación de servicios a los ciudadanos.

¿Qué es una administración inteligente?

CONOCE

La Administración inteligente, Gracias a las tecnologías de la información, es capaz de captar, interpretar y relacionar los datos para llegar a conclusiones a las que difícilmente podría llegar una persona debido a la ingente cantidad de información que se maneja.

Igual que la evolución de nuestra especie nos ha llevado desde la inteligencia basada en la intuición y la reacción frente a estímulos hasta una inteligencia que incorpora memoria, emociones, razonamiento, planificación y creatividad, las ciudades y otras administraciones también necesitan evolucionar para cumplir con las expectativas de los ciudadanos.

REACCIONA

Como consecuencia de esta evolución de las ciudades han surgido conceptos como la Administración Electrónica (e-Government), que actualmente está permitiendo dar grandes pasos en la línea de facilitar el acceso de los ciudadanos a los servicios de la administración a través de medios electrónicos, así como en la automatización de la tramitación interna. No obstante, podríamos decir que todavía se trata de un nivel de inteligencia artificial “reactiva”, donde la administración utiliza la tecnología para exponer sus servicios y aumentar su capacidad de respuesta, pero la tecnología no relaciona los hechos, no razona, no planifica. Es decir, la tecnología permite automatizar ciertos procesos pero la inteligencia la tienen que aportarlos humanos.

AUTOMATIZA

En las últimos tiempos se vienen vislumbrando los siguientes pasos en esta evolución, bajo el concepto de “Ciudades Inteligentes” (Smart Cities). Se trata de un concepto abstracto que está en continua evolución y que lo que busca es que todos los agentes que participan en una ciudad o región (ciudadanos, empresas y administraciones públicas) se coordinen de manera inteligente para lograr un desarrollo sostenible que traiga prosperidad y calidad de vida para todos. Para lograrlo, se otorga un importante papel a la tecnología como un elemento que permite automatizar la interacción entre los elementos implicados, identificar situaciones de riesgo, tomar decisiones y mucho más. Tecnologías que permiten la captura y análisis de grandes volúmenes de datos (Big Data), el Internet de las Cosas (IoT), la automatización del transporte, la inteligencia artificial, la robótica…

Obviamente, la realidad está muy lejos de este escenario ideal, ya que muchos ciudadanos, empresas y administraciones públicas aún están dando pasos hacia su “digitalización”. Por otra parte, muchas iniciativas de Smart Cities se han centrado en el despliegue de sensores en la ciudad y en la instalación de sistemas de captura masiva de datos, sin tener muy claro para qué van a utilizar esta información. Aunque esto supone un paso hacia la digitalización, el resultado no suele justificar la inversión, porque ni hace que la Administración sea más eficiente, ni le ayuda realmente a mejorar.

También es de vital importancia la interacción automatizada de la administración con empresas, concesionarias, utilities, asociaciones, ciudadanos… a través de canales abiertos y transparentes (OpenData, API), pero aplicando mecanismos que proporcionen seguridad, integridad y privacidad.

ANTICIPA

La Administración Inteligente (Smart Government) es la parte de la Ciudad Inteligente que se refiere a la gestión y ordenamiento de los recursos públicos. Se trata de una evolución de la Administración Electrónica (e-Government) hacia sistemas de inteligencia artificial que sean capaces de entender lo que está pasando en la ciudad, de ser proactivos en la prestación de servicios y de asistir a los administradores/gobernantes en la toma de decisiones.

La Administración Inteligente (Smart Government) es la parte de la Ciudad Inteligente que se refiere a la gestión y ordenamiento de los recursos públicos. Se trata de una evolución de la Administración Electrónica (e-Government) hacia sistemas de inteligencia artificial que sean capaces de entender lo que está pasando en la ciudad, de ser proactivos en la prestación de servicios y de asistir a los administradores/gobernantes en la toma de decisiones.

ANALIZA

Por otra parte, nos encontramos con múltiples fuentes de datos que son capturados de manera continua y en tiempo real por diversos tipos de sensores y sistemas: tráfico, energía, agua, telecomunicaciones, medioambientales… La captura y tratamiento de estos datos no es competencia de la Administración Inteligente, pero sí lo es la utilización de eventos significativos (atascos, accidentes, incendios…) que puedan afectar a la prestación de servicios o a la toma de decisiones, así como la activación de procesos o protocolos de actuación.

El apropiado tratamiento de todo ese gran volumen de información almacenada, centralizada y georreferenciada, a través de las tecnologías de la información, nos permitirá tener una visión muy amplia de la ciudad y crear así una especie de panel decontrol o cuadro de mando para gobernantes y administradores. Toda esta información, integrada con la gestión de expedientes y los datos aportados por las empresas, ofrece unos indicadores que permiten entender qué está pasando en la ciudad y así tomar mejores decisiones sobre su futuro:

  • Mejorar la vida de los ciudadanos
  • Aumentar el rendimiento de los activos disponibles
  • Generar riqueza y bienestar social
  • Distribuir los recursos públicos de forma más justa, equitativa y eficiente
  • Mejorar la planificación urbana
SIENTE

La siguiente fase del Smart Government, todavía en desarrollo, consistirá en la aplicación de técnicas de análisis de datos e inteligencia artificial sobre ese modelo de datos de la ciudad. De esa forma será posible cruzar toda la información disponible y aplicar inteligencia de negocio, hacer simulaciones, planificar y detectar aquello que convendría aplicar, modificar o eliminar.

En definitiva, Smart Government es sentir las necesidades reales de los ciudadanos y aprovechar las posibilidades que nos ofrece la tecnología para actuar en consecuencia y mejorar su bienestar. Una puerta abierta a la colaboración entre personas, empresas y administraciones, para compartir información y crear nuevos productos y servicios que mejoren nuestra calidad de vida.

Ventajas

  • Anticípate a los problemas y necesidades de la ciudad y sus habitantes, gracias al uso de indicadores, avisos de situaciones no esperadas, previsiones y consulta de históricos.
  • Centraliza y mantén actualizado el inventario de activos de la ciudad: personas, empresas, edificios, etc.
  • Mejora tu toma de decisiones y el rendimiento de los recursos públicos (económicos, humanos, colegios, hospitales, etc.).
  • Aprovecha la información que ya tienen otras administraciones y empresas, e intégrala en tus sistemas.
  • Automatiza gran parte de la interacción con los ciudadanos, como el envío de avisos personalizados.
  • Permite a los ciudadanos comunicarse fácilmente con la Administración, realizar consultas, informarse de los servicios ofrecidos y participar del desarrollo y mantenimiento de la ciudad. En tiempo real y desde el móvil.
  • Gana la confianza de ciudadanos y empresas con una administración más transparente.
  • Facilita la creación de nuevos servicios que mejoren la vida de los ciudadanos compartiendo la información de tu administración, siempre de forma segura.

El proyecto Smart Government, en el que participan Imatia y otras empresas, está cofinanciado por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) en el marco de la convocatoria del año 2015 del Programa FEDER Innterconecta.

cdti feder